Las imágenes que Paco Tostado presenta, afrontan la posibilidad de una convivencia de dos sensaciones contradictorias.

Cada obra ofrece la concentración de intensidad de un instante, o mejor dicho, cada objeto es una variación de un momento epifánico, de esos que marcan la vida: cuando unx cierra los ojos y descubre, o siente, por primera vez el miedo, o ese segundo en que otrx cuerpx entra en nuestrx cuerpx, o cuando cobramos conciencia de la muerte, o se nos revela el dolor, el amor, la enfermedad, las lágrimas, el erotismo.